Personería Jurídica - Resolución I. G. J. Nº 0001744 del 8 de noviembre de 2011

2 de abril de 2018

LOS PVO PARTICIPARON DE LA VIGILIA POR MALVINAS EN NAVARRO


Una vez más, y como desde hace varios años, los Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) se hicieron presentes en la jornada de vigilia que, cada 1º de abril, organizan las autoridades municipales del pueblo bonaerense de Navarro para homenajear la gesta de Malvinas y a sus héroes locales que fueron a defenderlas en 1982.

Los nubarrones que se cernieron durante toda la tarde sobre el cielo navarrense, y que fueron acompañados por algunas lluvias intermitentes, hicieron que la Vigilia por Malvinas se realizara, esta vez, en el amplio patio interno del Centro Preventivo Local de las Adicciones (CEPLA), organismo creado hacia octubre de 2015 en un barrio distante 10 cuadras del ejido de Navarro.

Alumnos de colegios secundarios del pueblo invitaron a los veteranos del Centro de Combatientes de Malvinas de Navarro a que expongan, preguntas mediante, sus experiencias antes, durante y después de la guerra.  Con ese formato, los héroes de Malvinas brindaron su testimonio, cargado de crudeza, valentía y honor, tocando asuntos tales como el llamado del Ejército para alistarse, los destinos que les tocaron en suerte, las acciones, la alimentación, la caída de Puerto Argentino y el regreso a suelo continental.
 
De forma unánime, los ex combatientes agradecieron la calidez del pueblo de Navarro que, en todo momento y circunstancia, jamás olvidaron a sus soldados que dieron lo mejor de sí entre abril y junio de 1982.  Al punto, de reconocerles a sus pobladores el ir a recibirlos con efusividad y alegría cuando regresaron a sus hogares, entre junio y julio de aquel año.
 
Hubo también quienes recordaron el desgraciado proceso de desmalvinización a que fueron sometidos ellos, justamente, quienes ofrendaron su vida por la soberanía nacional, siendo la indiferencia que han padecido un tema que pesa sobre la conciencia de nosotros, los argentinos, al momento de hacer un balance sincero respecto al debe y el haber de la gesta malvinera.
 
En esta primera etapa de la Vigilia, se hizo presente una delegación de PVO que escuchó, atenta, las palabras de los veteranos de guerra.  Luego, al finalizar la ronda de preguntas, el locutor oficial, Alfredo Martínez, dio pie para que los PVO dijeran unas palabras al público presente y, de paso, obsequiaran una bandera de la Confederación Argentina para la sede del Centro de Combatientes de Navarro, acción que fue muy agradecida por sus miembros y por el público que había llenado las instalaciones del CEPLA, entre quienes también se hallaba el Lic. Santiago Maggiotti, Intendente de Navarro.

 Habló en nombre de los PVO su vicepresidente, Gabriel Turone, quien en quince minutos apuntó algunos conceptos que tuvieron por eje central la recordación de que ha sido Inglaterra “nuestro enemigo histórico que estuvo interviniendo en las Invasiones Inglesas de 1806 y 1807, en la usurpación de las Islas Malvinas de enero de 1833, en la batalla de la Vuelta de Obligado de 1845 y, finalmente, en la Guerra de Malvinas de 1982”.  

Turone recordó, así mismo, que aunque los PVO deben su origen a la ciudad de Buenos Aires, es San Lorenzo de Navarro un pueblo donde se sienten a gusto gracias al señor Raúl Lambert, secretario de Cultura, Deportes y Educación de Navarro, a “quien hemos conocido allá por el 2006/07 en su Museo Almacén La Protegida, en cuyo primer encuentro ya tuvimos ideas afines relacionadas a la cultura y la historia”.

 De ese primer momento hasta el presente 2018, “los PVO nos hemos encariñado con Navarro y su historia, e incluso nos dio la oportunidad de conocer a muchas personas e instituciones como el Centro de Combatientes de Malvinas, a quien cada 2 de abril venimos a rendirle nuestro cariño y homenaje desde la céntrica Buenos Aires”.
 
Finalizadas las palabras de Turone, que fueron replicadas con cálidos aplausos, se invitó a todos los presentes a tomar un mate cocido con pan que los veteranos habían preparado para aguantar la llegada de la medianoche del 2 de abril.
 
Entre tanto, la delegación de los PVO hizo tiempo para arrimarse al Museo Almacén La Protegida, de Raúl Lambert, donde despuntaban con fantásticas piezas folklóricas los hermanos Romero, dúo proveniente de la localidad de San Andrés de Giles.  
 
Allí, en una mesa, presenciaba el número musical otro camarada de PVO, Walter Gómez, junto a Nora, su señora esposa.
 
Luego del deguste de las “mejores empanadas del país” y las conversaciones sobre historia, de las que también participaba nuestro camarada Gastón Ortiz Pereira, todos juntos nos dirigimos nuevamente al CEPLA para integrar la formación, minutos antes de que den las doce del dos de abril.

Aquí se desarrolla, pues, la segunda y última etapa de la Vigilia de Malvinas en Navarro.  Los PVO regresaron al patio interno del CEPLA con la Bandera de Guerra de la unidad, un abanderado y dos escoltas.  Esta vez, el locutor Martínez dio la orden para que suene un toque de clarín e, inmediatamente, se soltaran los sones del Himno Nacional, momento indicado de que un nuevo 2 de abril venía asomando en la República Argentina.
 



 


 

29 de marzo de 2018

29 de diciembre de 2017

2 de diciembre de 2017

Presentación de la obra “Los Patricios en los tiempos de Rosas”,


El sábado 2 de diciembre a las 20 horas, en la Pulpería “de Moreira” de la localidad de San Lorenzo de Navarro, Provincia de Buenos Aires, se llevó a cabo la segunda y última presentación, en este 2017, de la obra Los Patricios en los tiempos de Rosas de Gabriel O. Turone, vicepresidente de la Unidad de Recreación Histórica Patricios de Vuelta de Obligado (PVO) y presidente del grupo de investigación Jóvenes Revisionistas (JR).

El lugar no pudo ser mejor escogido: se trataba de la última pulpería con rasgos de genuinidad que quedan por estos pagos, propiedad del amigo Daniel Di Trana, y que, por su denominación, frecuentó el mítico gaucho Juan Moreira a partir de 1870. Es una construcción que data de 1838, esto es, de los años en que los destinos bonaerenses estuvieron bajo el mando de don Juan Manuel de Rosas. Y por esto último, la coincidencia con la presentación del libro no pudo ser más cercana, puesto que Turone brindaba sus conocimientos hablando, justamente, de una unidad militar de los tiempos del Restaurador.

La presentación contó con los auspicios de la Secretaría de Cultura, Educación y Turismo de Navarro, la que dirige en sus más altas esferas, y desde el año 2011, don Raúl Lambert, navarrense de ley, escritor y valioso exponente de todo lo concerniente al rescate de los valores históricos y rurales de su pueblo.

De modo tal, que, una hora antes del comienzo de la actividad, hubo un formidable despliegue de equipos de sonido, luces led, sillas y parlantes que fueron traídos a la Pulpería “de Moreira” por gente de Cultura de Navarro, y que fueron ubicados en un sector del amplio parque que dicho lugar de leyenda posee en su parte posterior.

Mientras la nocturnidad le iba ganando espacio a la grisácea luz del cielo de Navarro, a la vez que los aprestos se ajustaban y las banderas federales se sujetaban apoyadas en la estructura del añejo jagüel, todo para darle el marco adecuado a la presentación del libro, iban llegando los invitados.

Poco a poco, las sillas iban siendo ocupadas por un público que, al decir de un testigo presencial, aunaba a varias personalidades de la intelectualidad del pueblo. Y era verdad, pues dieron su presente escritores y poetas de esta tierra provincial, como ser Janet García Centurión, Julio Argentino Rocca, el recitador criollo Ramón Minino Isuse y Néstor Benítez –director del periódico “Amanecer” de Navarro-, entre otros.

El lugar designado para que se siente el autor de la obra fue delante del nombrado jagüel, flanqueado, a su derecha, por la Bandera de Guerra del 2º Batallón de Patricios de Buenos Aires, y custodiado por otras tres banderas más: la de la Confederación Argentina, la de la Liga Federal de los Pueblos Libres de Artigas y por la que hizo flamear Juan Facundo Quiroga con la leyenda “Religión o Muerte” en tiempos de la reforma religiosa de Bernardino Rivadavia. A ambos costados y detrás del público, las penumbras y la naturaleza hacían de las suyas. Estaba por darse inicio a una actividad histórica y cultural en uno de los más genuinos espacios camperos de la Provincia de Buenos Aires.

Fue Lambert, en nombre de la secretaría que direcciona, el encargado de abrir el evento. Con palabras muy sentidas, en razón de haber sido él también un investigador de nuestro pasado, rescató el esfuerzo del autor de Los Patricios en los tiempos de Rosas para escribir sobre un tema que “quién sabe cuánto tiempo le llevó, pero que por su dedicación hoy lo deja plasmado en una obra meritoria”.

Señaló, además, que “este joven escritor e investigador, asiduo visitante de Navarro junto a su familia, pone en evidencia que cuando uno se lo propone encuentra las fuentes para revalorizar a los protagonistas de nuestro pasado oculto”, para concluir que la Secretaría de Cultura se enorgullecía por auspiciar el trabajo literario de Turone.   

Más tarde, tocó el turno al conductor radial Ricardo Tata Viejo De Cesare, hombre de prestigio en lo que tiene que ver con la difusión de nuestra historia y nuestra tradición, desde que hace varias décadas conduce un exitoso programa por Radio Mi País. También exaltó, al igual que Lambert, el hecho de que “un joven historiador como Gabriel Turone dedique su tiempo en escribir un libro sobre historia argentina, porque este es el momento en que necesitamos que varios jóvenes como él empiecen a querer lo nuestro y a dejar testimonio de lo que investigan”. Terminado el turno de De Cesare, se dio lectura a una semblanza del autor de la obra, quien, a continuación, expuso sobre la misma.

Muñido de cintillo punzó, Turone empezó agradeciendo al Intendente de Navarro, Lic. Santiago Maggioti, por tener la gentileza de aprobar la presentación de la obra Los Patricios en los tiempos de Rosas. Luego mencionó a Raúl Lambert y a todo el equipo de la secretaría que dirige por el auspicio y la logística que comprometió para la ocasión. Una tercera y última salutación la dedicó al anfitrión de la Pulpería “de Moreira”, esto es, a Di Trana y familia.

Turone se refirió, en primer término, a que su obra trata específicamente sobre “historia militar relativa a la época de Rosas”, la que cuenta, sin embargo, con “muchas anécdotas que, a juzgar por algunos lectores, la hacen de amena lectura, según lo han expresado”, dijo el autor. Remarcó, sin embargo, que “ante la escasez de trabajos sobre la temática no fue tarea fácil hacer este libro que hoy estoy presentando”.

Rectificó lo que había dicho el 24 de octubre próximo pasado, “cuando mencioné que habían sido tres los libros escritos exclusivamente sobre el Regimiento Patricios a lo largo de sus 211 años de historia, puesto que en 2006 se editó otro más, teniendo por autor a Ismael Pozzi Albornoz, que en 127 páginas habla de la creación de la unidad en 1806”. Por lo tanto, incluyendo Los Patricios en los tiempos de Rosas, son solo cuatro los libros que versan sobre una institución que ha pasado el bicentenario de vida.

En tal sentido, expresó Turone, “esa escasez tiene que ver con la tergiversación y el ocultamiento de la etapa federal”. Quizás el libro permita redescubrir arquetipos nacionales, los cuales, en tiempos de violenta globalización, “pueden despertar en los argentinos el aferrarse a héroes nuestros y no en otros postizos”, remarcó.  

Prosiguió la disertación con la explicación de las diferentes denominaciones y uniformes que tuvo el Regimiento Patricios durante los años de la Santa Federación, al mismo tiempo que explicaba los numerosos frentes de batalla que la unidad debió defender cuando, a partir de febrero de 1840, pasó a dividirse en batallones. “Múltiples fueron los enemigos de Rosas: por empezar, los unitarios en lo interno, también los ‘colorados’ de Fructuoso Rivera en Uruguay, las apetencias imperiales del Brasil, la injerencia de las dos máximas potencias del mundo de entonces, Francia e Inglaterra, la coordinación de los exiliados argentinos en Chile, y el accionar secreto de las logias masónicas”, nombró Turone al explicar las reformas que se dieron en los cuerpos armados de la época de Rosas, situación a la que los Patricios no escaparon.

Lo mismo que hiciera cuando presentó su obra en el Cabildo de Buenos Aires, el escritor Turone ratificó “que este libro no es panegírico del Regimiento Patricios, pues como bien dice Jauretche, el revisionismo histórico se basa en la búsqueda desapasionada de documentos”, búsqueda que en su origen se centraba en la época federal, y que luego se extendió hacia atrás y hacia adelante de la misma. De allí, el tratamiento dado en Los Patricios en los tiempos de Rosas a lo actuado por el primer regimiento criollo en las Islas Malvinas, donde uno de sus soldados asesinó, a finales de 1832, al 2º Comandante Civil y Militar de Puerto Soledad, Francisco Mestivier, dejando sus instalaciones a merced de los ingleses que lo usurparían en enero de 1833.

Finalmente, le embargó a Turone la emoción al recordar el “altruismo de quienes pelearon en las filas del Regimiento Patricios hasta con personajes de la talla de un Giuseppe Garibaldi en territorio oriental, y que tuvieron que pedir alguna pensión para sus familias, tal el caso del teniente coronel Cesáreo Domínguez en 1847, porque su esposa no tenía nada para darle de comer a sus hijos en Buenos Aires”. Por eso, una de las dedicatorias de su obra, la dispensó “a los gauchos y morenos que le dieron vida al Regimiento Patricios en una época llena de heroísmo pero a la vez llena de acechanzas”.

Al concluir, el público le brindó al autor unos cálidos aplausos que se perdían en ese maravilloso parque de la legendaria pulpería. Para amenizar la jornada, la Secretaría de Cultura de Navarro se había encargado de traer al lugar varias cajas repletas de empanadas, sándwiches de miga y gaseosas y vino blanco. Era el moño de otra exitosa presentación de Los Patricios en los tiempos de Rosas en un rincón cargado de magia e historia.

Pudimos ver al protagonista de la noche dejarse fotografiar por algunos de los presentes, mientras otros le pedían alguna dedicatoria en los libros que le habían adquirido. Y todo esto sucedía, mientras la noche parecía encender los fantasmas de Juan Moreira y sus aventuras de ligeros puñales y mezquinas libertades insatisfechas.
 
 
Como es habitual cada vez que visitamos la querida ciudad de San Lorenzo de Navarro, la hermosa velada prosiguió con una magnífica cena en el Almacén Museo “La Protegida”, donde, además de disfrutar de la cordialidad y hospitalidad de Raúl Lambert (presidente del Fortín Navarro de los Patricios de Vuelta de Obligado), nos deleitamos con la sabrosa comida y la calidad del espectáculo que ofrecía.

 

¡¡Muchas gracias a las autoridades y pueblo de San Lorenzo de Navarro!!
 
 
 

 

20 de noviembre de 2017

Celebración del Día de la Soberanía en la Peña “La Restauradora”

El sábado 18 de noviembre de 2017, en la plaza Unidad Nacional de la barriada porteña de Villa Lugano, tuvo lugar el festejo por el Día de la Soberanía Nacional.  Lo convocaban los integrantes de la Comuna 8 de la ciudad de Buenos Aires, en especial el comunero Diego Lombardo, encargado de Eventos en la misma.  Y fue él, precisamente, quien gestionó para que estén presentes los Patricios de Vuelta de Obligado (PVO), quienes, solícitos, no dudaron en vestir el uniforme histórico del 2º Batallón de Patricios de Buenos Aires, tan ligado a los acontecimientos que tuvieron lugar a orillas del Paraná el 20 de noviembre de 1845.
 

Fue entonces, que Oscar y Gabriel Turone, secretario y vicepresidente de PVO, respectivamente, se dieron cita al evento, el cual se realizaba en el marco de la llamada Peña “La Restauradora”, suerte de colectivo que pretendió aunar el canto y la recordación de la brava jornada en que los nuestros se batieron contra las dos máximas potencias del mundo de entonces: Francia e Inglaterra.
 

Como dato curioso, en la conmemoración apareció, por primera vez en una plaza pública de Buenos Aires, la “Tienda Federal”, en la cual se podían adquirir libros, cintillos federales y banderas alusivas a la época de Rosas, lo que despertó, dicho sea de paso, el interés de no pocos asistentes.  Bajo su techumbre de tela rojiza, lo hemos visto conversar a, entre otros, el historiador e ingeniero Leonardo Castagnino, el cual había decidido compartir el encanto de la peña junto a su señora esposa.
 

Desde las 16 horas, y por un lapso de quince minutos, sonaron temas de Roberto Rimoldi Fraga que entonaban los espíritus de los vecinos de Lugano y de los organizadores de la actividad. Luego, uno de éstos le pidió a Gabriel Turone que abriera la evocación por el Día de la Soberanía Nacional subiéndose al escenario de la plaza.
 
Y así fue: por espacio de casi media hora, el vicepresidente de PVO se dedicó a explicar tres aspectos fundamentales: el por qué se luchó en la Vuelta de Obligado en 1845; qué actuación tuvieron los soldados Patricios en aquella refriega; y, finalmente, quiénes eran los PVO. El público, que fue creciendo a medida que se iba desarrollando el evento, seguía con atención las palabras de Turone
 
Mientras tanto, ya se lograban ver a algunas agrupaciones folklóricas muy bien ataviadas y prestas para dar su cuota musical.  Es que, tal como estaba previsto por los miembros de la Comuna 8, la Peña “La Restauradora” contó con el despliegue y el colorido del guitarrista Agustín Ekmekdjan, quien interpretó algunos típicos sonidos sureros, como ser huellas y gatos, seguido del Ballet “Añoranzas” –formado por numerosa cantidad de niños que empiezan a mamar la tradición, y cerrando la patriótica jornada la joven agrupación Los de la Loma, vecinos de la zona.
 

El público apuraba un amargo y degustaba facturas o alguna porción de torta frita, mientras sus oídos se envolvían en los dulces sones de lo nativo, del campo y de sus máximos próceres: los gauchos.
 

A todos los invitados agradeció el comunero Lombardo cuando emitió unas palabras finales, ya bordeando las 19 horas. Casi como desde el comienzo, la ventisca de la tarde hacía flamear con más ganas las banderas federales y con colores argentinos que se exhibieron, estoicas y desafiantes, alrededor del escenario de la plaza Unidad Nacional. Concluía, de este modo, una propuesta novedosa, interesante y llena de camperas reminiscencias.


9 de noviembre de 2017

Homenaje al granadero Juan Rabuffi (1888-1909)


El jueves 9 de noviembre una delegación de PVO participó del acto llevado a cabo en la plaza Benito Nazar, organizado por la Comuna 15 y el Rotary Club de Villa Crespo.

El mismo tuvo como objeto la restitución de la placa dedicada al Gral. Benito Nazar y también un homenaje al granadero Juan Rabuffi, al cumplirse ese mismo día un nuevo aniversario de su fallecimiento en Boulogne sur Mer, Francia.

Al acto concurrió una guardia de honor y un trompa del Regimiento de Granaderos a Caballo Gral. San Martín”, integrantes del Escuadrón de Granaderos Reservistas, guardia de honor del Regimiento de Artillería 1 “Brig. Gral. Iriarte”, guardia de honor de Patricios de Vuelta de Obligado, efectivos de la Policía de la Ciudad,, historiadores locales, autoridades de la Comuna 15 como también del Rotary Club de Villa Crespo, escolares  y numerosos vecinos de la zona.

El acto comenzó con la entonación del Himno Nacional y continuó con alocuciones referidas al Gral.  Benito Nazar y al granadero Juan Rabuffi.

Acto seguido se procedió a la inauguración de tres placas.  En las proximidades de la correspondiente al granadero Rabuffi se plantó un ceibo, agregándole al foso una pequeña porción de tierra procedente del Campo de la Gloria de San Lorenzo, Pcia. de Santa Fe.

El evento finalizó con un toque de silencio por parte del trompa del Regimiento de Granaderos a Caballo y el posterior arrío de la bandera  situada en el mástil de la plaza.  Esa misma bandera que día tras día nuestro querido amigo Daniel Cortiñas se encarga de izar y arriar con la participación de los vecinos.

Un acto simpático tuvo lugar con la presencia del pequeño granadero Mateo, de tan solo tres años, a quien el Jefe del Regimiento de Granaderos a Caballo, coronel Oscar Armanelli, otorgó el título de “Granadero Honorario” y ordenó la confección para él niño de un uniforme “igual al de los granaderos”.
 

Hermosa jornada que fue posible gracias a la iniciativa de los señores Daniel Cortiñas y Daniel del Valle Iñigo, contando con el apoyo de los Patricios de Vuelta de Obligado. 


Para los PVO fue un enorme placer el haber podido compartir un evento más con nuestros hermanos del Escuadrón de Granaderos Reservistas.

 

¿Quién fue el granadero Juan Rabuffi?